sábado, 11 de mayo de 2013

El líder de UGT Aragón amenaza a las mareas con "llevárselas por delante" si molestan al sindicato



"Si quieren formar parte del movimiento sindical, los recibiremos con los brazos abiertos. Pero si se ponen en el camino e intentan entorpecerlo, nos los llevaremos por delante porque somos una maquinaria fuerte, pesada y vigorosa y no vamos a pecar de falsos progresismos".

Con estas palabras se ha dirigido a los movimientos sociales el nuevo secretario regional de UGT en Aragón, Daniel Alastuey, quien ha cuestionado el papel de las mareas y otros movimientos al entender que su acción "no lleva a ninguna parte".

En su discurso de clausura del congreso que lo ha elegido hoy como nuevo secretario general del sindicato en Aragón, Alastuey ha señalado, refiriéndose a las mareas, que "si quieren formar parte de esta fuerza de movilización sindical, los recibiremos con los brazos abiertos. Pero si se ponen en el camino e intentan entorpecerlo, nos los llevaremos por delante porque somos una maquinaria fuerte, pesada y vigorosa y no vamos a pecar de falsos progresismos".

El líder sindical ha asegurado en su discurso que "la fuerza debe ser encauzada", una labor que, a su juicio, corresponde a las organizaciones sindicales. "La fuerza debe de tener un objetivo y eso lo marcan las organizaciones sindicales, y tiene que ser interlocutora de los gobiernos, y eso lo hacemos las organizaciones sindicales".


Alastuey ha advertido, además, de que los referidos movimientos sociales "pueden venir muy bien al poder, porque una fuerza, aunque sea inmensa, sin que se pueda hablar con ella y sin que sea nada más que la expresión de un cabreo o de una indignación no sirve absolutamente para nada".

UGT tiene la "sabiduría adquirida" desde hace 125 años de que "la fuerza sin control no es nada, y nadie va a arrebatarnos eso ni nos va a convencer de que tenemos que diluirnos en no se sabe que movimientos", a los que ha invitado a sumarse a los sindicatos.

Hace un mes, el secretario general de CC OO Aragón, Julián Buey, rechazaba los escraches contra los desahucios porque "pueden tener un final indeterminado y con consecuencias muy poco agradables para nadie" y porque "denotan debilidad" y "rearman las propuestas que se quieren combatir", además de que "afectan al entorno familiar y personal de los políticos".




Extraído de http://elventano.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.